Reseñas





Alejandro Pérez Guillen (Benalup - Casas Viejas, 1973) es uno de esos escritores andaluces de la "nueva hornada". Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Cádiz, su vida gira desde hace ya tiempo alrededor del mundo del libro. Columnista habitual de medios de comunicación diversos (Diario de Cádiz, La Janda Información o El Faro de Motril, entre otros), y crítico de libros en el portal Comentariosdelibros.com.
Sus trabajos en el mundo de la literatura se han centrado sobre todo en poesía, donde destacamos obras de gran calidad como ENTREVISTA CON LA PALABRA, SUEÑOS DE HADA SIN HADA MADRINA , MONEDAS DE PAPEL  y MATAR A NARCISO.






NOGUERAS, J. ANTONIO- M. SÁNCHEZ

"HOJAS CAÍDAS"



HOJAS CAÍDAS
El verso se comporta como una margarita que se deshoja hacia la vida. La caída no siempre nos conduce al abismo. A veces es el impulso necesario para emprender el vuelo, el arroyo transparente donde se sumerge el corazón desnudo del poeta, el aire, a modo de caricia, por donde circulan los sueños hasta posarse en los ojos de la amada.
El canto es el único camino que desmonta la distancia, como el murmullo de un río cuyo mensaje alcanza la orilla opuesta de unos labios. No hay otoño que arrastre la tristeza en la alfombra de las calles si el poeta es amado, si el amor se enrosca como serpiente en el tronco de su cintura.
El sentimiento puro brota como una fuente cuyas aguas nunca dejan de sorprendernos, cuyos saltos en la piedra esbozan el rumor de una sonrisa, cuyo frescor se diluye en el cauce del cuerpo amado. Es un diálogo que le tapa los ojos a la ausencia. Es el modo eficaz de soñar con la idea del reencuentro sin necesidad de sufrir la angustia de la partida. Es una correspondencia consentida donde la palabra es una excusa para la entrega sin reservas. Es una entrega sin cadenas donde la libertad se posa de forma permanente en el hombro del que se queda, en el cuello del que parte.
Las campanas de la iglesia anuncian la rutina de una soledad que corre más allá de nuestros oídos, como si la piedra adquiriese el calor de la carne, como si la historia se anunciase a bombo y platillo: hay un amor que suena, a pesar del silencio. Hay un recuerdo que palpita al margen de la memoria. Hay unas gaviotas que encarnan el mundo libre de los sueños. Hay un mar en el que uno no va a morir, sino a respirar con ansias el aliento fresco de una caricia. Hay un viento tan tenaz que nos susurra la pasión de unas palabras, palabras que siguen fieles al cauce desbordado de una pasión.
Cuando sonríe la dicha, no hay que temerle a la noche. Cuando el amor triunfa, no hay palabras que lo desmientan. Hay latidos que se oyen bajo el rumor de los versos, que no se apagan ni siquiera cuando cierres el libro.
ALEJANDRO PÉREZ GUILLÉN
http://www.alejandroperezguillen.es/2014/06/nogueras-j-antonio-hojas-caidas/

--------------------------------------------------


Una Crónica Intimista


Reseña:" Hojas Caídas" 
Autores: José Antonio Nogueras Vicente & María Sánchez Román


Título Original: Hojas Caídas
Autores: José Antonio Nogueras Vicente & María Sánchez Román
2014 Editorial Seleer
info @editorialseleer.com
www.editorialseleer.com
Impreso en España
Impreso por Editorial Seleer 2014
Maquetación: Girón Canseco Cynthia D.
1ª edición
ISBN: 978-84-942216-7-5
Déposito Legal: MA 134-2014
Impresión. Estugraf Impresores 






“Tu felicidad hablaba,
era después del otoño
y con tu voz creaste primaveras aladas.
Yo era feliz.....
Tú me amabas.”

José Antonio Nogueras Vicente







Cuando la Poesía nace y acontece desde el interior más íntimo de un poeta,
desde la intuición y la sensibilidad verdaderas, ese espíritu
arrebatadoramente apasionado, está predispuesto a transmitir un torrente
poderoso  de sentimientos, desembocando en una cascada impetuosa de
emociones.

Quizás, la primera exaltación que como lectora me suscita este libro, sea la
del  recuerdo ,la emotividad de evocar la figura entrañable de José Antonio ,
en cuya memoria se urde cuidadosamente este poemario.

Así pues, representa la publicación del manuscrito “Hojas Caídas” la ilusión
de su sueño cumplido, tarea privilegiada , elogiable y sabia de su mujer
María. Hoy a nuestro disfrute, legado imperecedero de aquel tiempo vivido y
amado.

Sobre el papel, cartas o poemas escritos con un verbo sublime, delicado,
sensitivo. Una reconciliación a la expresión transparente del amor en su
plenitud, con la contención de un  nido seguro albergando a dos almas que
sencillamente se seducen, se comprenden, se complementan.
Navegando con la brújula de un único viento, en las aguas templadas de un
idéntico mar, meciéndose con las olas melodiosas de un auténtico destino,
predestinados a amarse.

Son estas “Cartas Amarillas”, un refugio cálido dónde dos personas
experimentan un inspirador viaje  a lo largo de los años, largos paseos en
versos de bagaje seductor y seducido, creando un proyecto de vida común
admirable, cuerpos conectados ensamblando pieza a pieza, el puzzle de los
embates propios de la vida,  seres entrelazados  en su esencia. Poesía vital
enternecedora.

Nunca una correspondencia descriptiva fue tan hermosa, intimista, reveladora.
Cantos de amor, lamentos de esperanza, de soledad, de entrega, de silencios y
deseos clasificados en cuatro niveles, en cada uno de  ellos el lector
descubrirá ardorosamente un verso que anidará en su corazón.

Acompañan unos sutiles dibujos ensalzando lo marino, trazos de blancos
veleros,  silueta de faros vigilando el horizonte, algunas moradas entre
espesa arboleda con el curso de ríos que fluyen. En la noche oscura de un
invierno, en tardes soleadas de primavera, en el otoño de la nostalgia, bajo
la lluvia. En tantos momentos descritos mágicamente, en anhelos postergados.
Múltiples vivencias estremecedoras.

Pureza ingenua de sentimientos brotados desde la pasión, jirones de  piel en
todos los sentidos, desde la cercanía , a la distancia, siempre desde una
espontaneidad amada, elocuente. Un poemario de pausada belleza ,en perfecta
simbiosis con la profundidad  tranquila de su mensaje amoroso.

Todo ello ha supuesto  “Hojas Caídas”, recogidas en mí, para todos.
En el “Camino”, el poeta escribió:... “Sólo queremos caminar”.

He de deciros compañeros infatigables, que no albergo duda alguna,  caminará
eternamente en la dicha venturosa de todo aquel que sepa saborear su lectura.
Sólo me resta manifestar mi agradecimiento a José Antonio y a María,  por
mostrarnos su camino, en un ayer , en este presente recobrando en sí, más
fuerza que nunca.
                                                                           Marisa Duque


 Os dejo con la bella imagen de sus protagonistas, para más información sobre ellos :



Del blog de Marisa Duque: http://losrelatosdecocoluz.blogspot.com.es/2014/04/resena-hojas-caidas.html?spref=fb


No hay comentarios:

Publicar un comentario